Verrugas genitales en el embarazo


Tener verrugas genitales durante el periodo de embarazo de una mujer puede ser una fuente importante de preocupación para estas mujeres, ya que se sabe que existe una pequeña posibilidad de que estas verrugas genitales se transfieran a los recién nacidos durante el parto.

Cuando se tienen verrugas genitales en el embarazo, el tratamiento de éstas se diferencia del tratamiento de mujeres que no están embarazadas con el mismo diagnóstico.

Cuando una mujer se queda embarazada y ya tenía verrugas genitales antes del embarazo, es frecuente que los síntomas que antes tenía se vean empeorados durante este período. Esto se explica porque el sistema inmunológico de una mujer embarazada se ve afectado, y hace que las mujeres durante este período sean más vulnerables a contraer virus e infecciones. Por esto, se puede observar que las verrugas aumenten de tamaño.

¿Afectan las verrugas genitales al embarazo o parto?

Las verrugas genitales también están causadas por el virus del papiloma humano (VPH), haber tenido verrugas genitales con anterioridad al embarazo, no tiene ninguna consecuencia negativa, ni ningún riesgo que afecte ni al buen transcurso del embarazo, ni a la experiencia del parto.

Sin embargo, si una mujer tiene un caso activo de verrugas genitales durante el embarazo, esto tiene que estar controlado médicamente, ya que el virus del papiloma humano (VPH) puede ser transmitido al bebé en el momento del parto. Tener verrugas genitales puede ser un obstáculo para poder tener un parto vaginal en algunos casos, siempre el equipo médico que lleve el embarazo de cada mujer estudiará cada caso en particular y serán los mejores consejeros para cada caso.

En algunos casos, las mujeres embarazadas tienen verrugas genitales tan grandes que bloquean el canal del parto, en estos casos el parto vaginal sería imposible.  Y es más probable que se practique una cesárea. Pero también según los casos se puede recomendar eliminarlas con tiempo suficiente antes de la fecha prevista de parto, utilizando algún tratamiento químico, corriente eléctrica o mediante cirugía.

También en otros casos, puede existir el riesgo de que las verrugas comiencen a sangrar cuando el bebé pase por el canal del parto, y pueda existir el riesgo de una pérdida excesiva de sangre durante el parto, en estos casos es el equipo médico el que valorará el riesgo real y puede aconsejar un nacimiento por cesárea, o seguir adelante con un parto vaginal si no considera que el riesgo sea demasiado grande.

Tratamientos de las verrugas genitales en el embarazo

Verrugas genitales

Fuente de la imagen: Wikipedia

Es muy importante que una mujer embarazada no use ningún tratamiento para combatir las verrugas genitales, aunque lo haya usado antes y haya sido efectivo, sin antes consultar con su médico, ya que muchos tratamientos, pueden afectar de forma negativa al feto.

Muchos de los productos de venta libre en farmacia, contienen ácido salicílico, y éste puede ser peligroso para el feto. Muchos medicamentos que se recomiendan con receta médica tampoco son adecuados para el tratamiento de las verrugas genitales en el embarazo, igualmente por las posibles consecuencias que pueda tener en el feto.

Siempre consulte con su médico antes de tomar ningún medicamento, aunque éste sea en forma de pomada o ungüento.

La opción que puede ser más recomendable es esperar a dar a luz para luego tratar las verrugas genitales, sin embargo, recomendamos encarecidamente, que en estos casos se consulte con su médico y se valoren los pros y contras de todas las opciones de las que dispone.

Consecuencias de la transmisión del VPH al bebé

Peligros de las verrugas genitalesAunque el riesgo de contagio del virus del papiloma humano (VPH) durante el parto es bastante bajo, si se produjera el contagio, el sistema inmunológico del bebé lo eliminaría por vías naturales. Esto es en la mayoría de los casos, los bebés que nacen de madres son muy de este virus y con episodios de verrugas genitales en el embarazo, son niños que se desarrollan con normalidad y sin ninguna complicación que se derive de esta afectación.

Son muy raros los casos de los bebés que desarrollan verrugas derivadas del contacto con este virus durante el momento del parto. En estos casos, los bebés desarrollan verrugas en la garganta, que se conocen como papilomatosis respiratoria, y que suele requerir cirugía láser para ser eliminadas y que las verrugas no obstruyan las vías respiratorias del bebé.

También se pueden desarrollar las verrugas en los genitales del niño infectado, y hay que tener en cuenta que el virus puede permanecer latente hasta 3 años en los niños portadores.

Los comentarios están cerrados.